Saltar al contenido
Portada » Actualidad » Una Pizka de Esperanza

Una Pizka de Esperanza

“Una Pizka de Esperanza” es, sin duda, uno de los proyectos con más significado para nosotros. No se trata simplemente de acercar nuestra cocina a diferentes puntos de la península, que es algo de lo que también estamos muy orgullosos; sino que, con ella, con la cocina, somos capaces de ofrecer nuevas oportunidades.

Ahora es cuando os preguntáis cómo podemos hacer algo así, ¿verdad?… La respuesta es sencilla, estando rodeados del mejor equipo y con la misma motivación. Gracias a cada persona que forma parte de LaPizka y a todo el equipo que está detrás de Proyecto Hombre Santiago de Compostela, hemos conseguido poner en marcha nuestro proyecto solidario. Con él ofreceremos nuestro “saber hacer” a aquellos usuarios que están en tratamiento para que puedan conocer todos los entresijos y compartir nuestra experiencia tras más de 40 años detrás de los fogones, con el objetivo de conseguir su plena reinserción sociolaboral una vez acabada su formación.

Participante del proyecto «Una Pizka de Esperanza»

Hemos querido reforzar nuestra firme convicción del poder transformador de la cocina de valores colaborando con una asociación que se desvive por uno de los colectivos más vulnerables de la sociedad.

Cristian Nocito, cofundador de LaPizka destaca que: “Con esta iniciativa queremos transmitir nuestra sensibilidad y brindar apoyo a uno de los colectivos más desfavorecidos como mejor sabemos hacerlo: cocinando”.

El programa dio comienzo el pasado 1 de junio junto a 7 participantes, durante este tiempo los futuros cocineros han ido conociendo y adaptándose al mundo de la cocina, a través de la preparación de alimentos y todas aquellas tareas relacionadas con esta temática (compra, almacén, logística, limpieza, venta…); además de conocer diferentes técnicas de cocinado que han puesto en práctica en la elaboración de los menús diarios a sus compañeros y trabajadores del centro terapéutico de As Cernadas, en Santiago de Compostela.

De lunes a viernes los propios participantes del programa, nuestros compañeros, con la ayuda de nuestro chef Iván Solís elaboran las comidas y cenas de cada día, incluidos sábados y domingos, para los demás residentes y trabajadores de Proyecto Hombre Galicia. Esto quiere decir que durante la semana destinan gran parte de su tiempo a conocer y aprender sobre este maravilloso mundo al que quieren dedicarse.

Para mí “Una Pizka de Esperanza” es una experiencia de aprendizaje para lo que me espera ahí fuera, lo que me espera en la vida real. Una oportunidad de encontrar un trabajo, de tener una vida normal y corriente, de volver a ser autónomo. De ser feliz haciendo algo que me gusta”. Estas son palabras de Iván, uno de nuestros compañeros. Cada día trabaja y se supera por ofrecer todo lo que está en sus manos para que cada servicio salga bien y sus compañeros estén felices. Como él, 6 personas día tras día buscan ser mejores personas y mejores cocineros/as.

El día a día de los chicos y chicas

El centro terapéutico de As Cernadas se encuentra rodeado de la vegetación tan característica de Galicia, donde cada mañana lo normal es no ver más allá debido a esa niebla tan espesa que seguro que todos hemos visto al visitar esos maravillosos paisajes. Y ese fresco que te despierta de inmediato.

Cientos de hectáreas dedicadas a servicios que ofrecer a los usuarios en tratamiento, una huerta donde cultivan especias, verduras y legumbres ecológicas que más tarde utilizarán en las cocinas de LaPizka para elaborar las recetas del menú del día. Una escuela de hípica con mínimo 25 caballos que cuidan y mantienen todos aquellos a los que, cada dos meses, les toca hacer esa actividad. Un servicio de cocina que, como ya hemos explicado anteriormente, se encuentra gestionada por LaPizka con el objetivo de transmitir todos los conocimientos adquiridos durante todos estos años de experiencia en el sector.

Gracias a estas actividades los usuarios de Proyecto Hombre elaboran tareas diarias que les ayudan, poco a poco, a conseguir su objetivo. Una meta que, como dijo Aurelio,es una forma de ayudarnos en nuestro desarrollo personal”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.