Saltar al contenido
Portada » Actualidad » La restauración a domicilio, un futuro prometedor

La restauración a domicilio, un futuro prometedor

España es uno de los países europeos donde menos comida se pide para consumir en el domicilio, en comparación con otros estados del entorno europeos como Francia y Reino Unido en los que esta cifra supone hasta la mitad de la restauración que se consume. Según un informe de la consultora Kantar, la penetración del delivery en España es del 37% entre consumidores menores de 50 años mientras que en Francia es del 44% y en China del 80%. Sin embargo, tras la llegada de la pandemia en 2020 y con el cierre total obligado de los locales de restauración, la Hostelería se aferró al reparto a domicilio como única vía para sortear la crisis, lo que provocó que esta fórmula de consumo creciese más de un 66% el año pasado frente al ejercicio anterior y evitase pérdidas de hasta 400 millones de euros para el sector.

De este modo, la llegada del Covid-19 actuó de impulso para la transformación del sector y con ello ha favorecido un cambio en los hábitos de los consumidores, quienes en un primer momento por necesidad y hoy por gusto “se han apuntado al carro” de la comida a domicilio. Una tendencia de consumo que, lejos de ser una moda pasajera, parece haber llegado para quedarse tal y como atestiguan diversos informes.

El sector de la comida a domicilio crecerá en 2022

Según los datos recogidos en el IV Anuario de la patronal Marcas de Restauración, la cuota de consumo en el hogar se habrá prácticamente duplicado para 2022 debido al aumento del reparto a domicilio y la comida para llevar, pasando del 12% anterior a la llegada del Covid-19 a un 20%, lo que supone prácticamente duplicar su peso. Este alza será de un 12% para el delivery o envío a domicilio y de un 8% para el take away o la recogida del pedido en el local para consumir en el hogar.

La mejor prueba de esta transformación en el consumo es la incorporación en los últimos meses de chefs con estrella Michelín al envío a domicilio o la proliferación de “cocinas fantasma” o dark kitchens, espacios cerrados al público en los que trabaja un equipo de cocineros centrado en exclusiva en los pedidos para llevar. Al respecto, un 32% de los encuestados del sector Restauración cuenta con espacios exclusivos para el reparto a domicilio, mientras que un 11% piensa desarrollarlos. Por su parte, un 47% no forma parte de esta tendencia y no se plantea apostar por ella en 2022.

Pese a estas perspectivas de crecimiento, las cadenas de restauración quieren seguir abriendo nuevos locales, pues consideran la restauración a domicilio como un canal complementario de negocio y no sustitutivo del consumo presencial. En palabras de Enrique Porta, socio de la consultora KPMG: “el modelo clásico de acudir al restaurante y al bar forma parte de ese concepto sociocultural mediterráneo guiado por una oferta extensísima de puntos de consumo y acompañado por un clima excepcional”.

Tal es la convicción que un 42% de los directivos del sector cree que realizará aperturas de locales a mayor ritmo que antes de la pandemia en 2022, un 31% al mismo ritmo y un 26% a menor velocidad. Así, un 84% de los mismos tiene como principal objetivo de inversión su plan de expansión y aperturas, mientras que un 79% se enfocará en la digitalización o incorporación de tecnología. Por su parte, un 42% apostará por mejorar el producto (innovación, mejora de la calidad…) o buscará eficiencias y ahorros.

En este contexto, tras la entrada en vigor el pasado mes de agosto de la conocida como Ley Rider, que impone obligaciones a los agregadores del reparto a domicilio, las marcas deben decidir qué vía escogen para llegar a los consumidores. Hay que tener en cuenta que debido a esta normativa marcas como Deliveroo dejó de operar en nuestro país el pasado 29 de noviembre. En este sentido, un 42% de los encuestados del sector apuesta por la colaboración parcial con las plataformas o agregadores de reparto a domicilio, mientras que un 32% pretende que esta colaboración sea total. Por el contrario, únicamente un 11% quiere apoyarse en un servicio propio en colaboración con operadores logísticos especializados y solo un 5% lo hará con un servicio propio íntegro.

El delivery forma parte de la vida del consumidor

El 2020 supuso el boom del reparto a domicilio, pues muchas personas que nunca habían solicitado estos servicios los probaron por primera vez y ello hizo incrementarse la oferta y hoy, camino de dos años más tarde del inicio de la pandemia, se ha consolidado dentro de los hábitos de los ciudadanos. De acuerdo con un informe de Bain & Company, más del 60% de los consumidores espera mantener o aumentar su uso de plataformas de comida a domicilio cuando acabe la pandemia.

En línea con estas previsiones, para las marcas de restauración no existe solo la oportunidad de realizar envíos de pedidos a los hogares, sino también a otras localizaciones como el centro de trabajo o la universidad, pues el teletrabajo se ha ido reduciendo conforme ha mejorado la incidencia del Covid-19.

Entre el colectivo de trabajadores, un 76% gasta menos en restauración que antes de la pandemia si bien un 37% invierte más en delivery, según datos de la Asociación de Empresas de Fabricantes y Distribuidores (AECOC). Este es el motivo principal por el que los menús diarios de los restaurantes españoles han perdido una tercera parte de sus clientes. Esto está siendo sustituido por otras opciones, pues un 37% afirma que compra platos preparados del supermercado al menos una vez por semana, mientras que un 25% pide comida a domicilio con la misma frecuencia. En concreto, un 40% de los teletrabajadores piden delivery un mínimo de una vez a la semana, y la misma proporción compra platos preparados. Por su parte, de entre el 66% que sigue trabajando presencialmente, el 61% afirma que lleva un tupper para el almuerzo, de los cuales el 91% lo ha cocinado en casa, un 5% lo ha encargado y un 4% lo compra en supermercados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.